emotion artgallery

MIGUEL DE MARIA

sin perder las formas

     Así es como le gusta a Miguel de María impactar con su pintura.  Igual que cuando diseñaba un cartel publicitario y su objetivo era llamar la atención,  , pero  intentando agradar y cautivar al espectador.

     Tras una larga trayectoria  MdeM resume en una gran exposición su  forma de trabajar y de interactuar con el lienzo,  buscando una expresiva síntesis  con la escultura, la artesanía, el dibujo lineal…  El resultado a la vista está  y lo primero que nos transmite su obra es  un alto sentido de la estética,  consecuente con la función decorativa que han de desempeñar siempre sus cuadros.  Y esto es así porque como sabemos  MdeM proviene del mundo de la publicidad, a la que ha dedicado gran parte de su vida, y en su trabajo de años (como director artístico y como director creativo)  siempre ha buscado atraer, interesar, crear deseo...  “Solamente cuando algo resulta agradable e interesante podemos aspirar a conquistar algún que otro corazón”.

     Desde una primera etapa en la que predominan  sus exitosos  collage a base de objetos reciclados (sus recurrentes  ventanas,  cortinas,  pantalones vaqueros, zapatillas..)  que integra dentro de una pintura  amable y de definición,  MdeM evoluciona  hacia un tipo de obra menos escultural  y menos  explícita, más colorista y de mensaje, que algunos consideran  próxima a la publicidad y al pop art, pero que nunca pierde las formas.

     Superada una época de frenética  actividad profesional  a lo largo de los años  ‘90 y 2000, la pintura de MdeM se adentra en nuevos territorios que en algunos casos representan una evolución y en otros una ruptura. Evoluciona cuando deja el collage y busca nuevas texturas que le sirven de fondo para sustentar expresiones más rotundas y abstractas  (y que nos recuerda  su afamada etapa de cartelista)  y rompe cuando  encuentra  en la geometría, y en el cuidadoso juego de colores, nuevas formas de atraer y de conquistar, estilísticamente hablando,  el siempre difícil espacio del minimalismo.

     Una nueva línea, ésta última, con muchas derivadas, que MdeM continúa explorando y en la que siempre encuentra  impactantes resultados: Cuando, por ejemplo, rompe la geometría en sus últimos trabajos  al introducir texturas  y pliegues para salirse del plano del lienzo. En cierto modo recupera estéticas anteriores y como ocurre en  publicidad y él mismo dice: “cuando un concepto funciona lo importante es mantenerlo y traerlo a nuestros días. Innovar en el lenguaje, en la presentación, en la estética…  pero respetando la esencia del mensaje,  sin perder las formas”.